No sé qué quiero ser y ya soy grande

¿Qué quieres ser cuando seas grande? Esta era una pregunta muy común de mis tías en
las reuniones familiares y a pesar de ser muy pequeña, yo ya sabía que quería ser médica.
El amor por esta ciencia la adquirí una tarde cuando me senté al lado de mi primo mayor
Lucho y disfruté con él una serie que sería mi obsesión: Anatomía según Grey, desde ese
momento mis ojos se llenaron de luz y durante casi toda mi adolescencia mi objetivo fue
aprender desde las series, películas y videos de Youtube todo lo que me pudiera servir para
cumplir ese sueño, pero esto cambió.


En una tarde de juegos y actividades recreativas en el patio del cole, mi mejor amiga Camila
se enredó el pié con un alambre de púas, obviamente al intentar sacarlo perdió una
cantidad considerable de sangre. A pesar de su dolor yo estaba contenta pues podía poner
en práctica todos los primeros auxilios que llevaba años estudiando y aprendiendo por mi
propia cuenta. Lástima que la realidad fue otra; una vez vi la sangre corriendo por su pierna
derecha, comencé a sentir que todo me daba vueltas y esto acompañado de muchísimo
calor, lo próximo que recuerdo es que ahora Camila y yo estábamos en la enfermería.

Pronto descubriría una noticia que me iba a cambiar la vida, el desmayo fue porque sufría
algo llamado hematofobia y era el miedo a la sangre, mis compañeros se reían de mí
porque no era lógico que una futura médica le tuviera miedo a la sangre y lo peor era que
tenían razón. A partir de ese día, sentí mis sueños frustrados y cuando me preguntaban
¿Qué quieres ser cuándo seas grande? La incertidumbre y la ansiedad se apoderaba de mi.
¿Está pasando por algo similar? ¿Pensabas que querías estudiar una carrera diferente y
hoy ya no sabes qué hacer con tu vida? ¡No te preocupes, no es tan malo cambiar de
decisión! Se acercaban los grados de once y después de mucho investigar, de reconocerme
y no encontrar una salida a la incertidumbre sobre lo que veía para mi vida, decidí buscar
ayuda. En una tarde de búsqueda por internet encontré un test vocacional que sin saberlo
me ayudaría a tomar la mejor decisión de mi vida.

Un test vocacional es una herramienta que como su nombre indica, nos ayuda a conocer
nuestra orientación profesional basándose en las particularidades, en caso de que estés
pasando por la misma situación en la que yo estuve, te recomiendo que ingreses aquí
realices un Test de orientación que te servirá muchísimo en el camino de encontrar esa nueva
carrera o pasión.

Con mi experiencia pude conectarme con lo que en realidad quería ser, comencé a estudiar
psicología y creo que fue mi mejor decisión, algunos de mis amigos que empezaron a
estudiar medicina abandonaron la carrera durante los primeros dos semestres y es que,
Según el Ministerio de Educación, el 37,4 % de los alumnos que inician un programa lo
terminan. Eso quiere decir que de 10 estudiantes universitarios, tres nunca se gradúan. De
los otros siete, sólo tres terminan la carrera a la que entraron inicialmente. Los otros cuatro
o se cambian de programa o no llegan a terminarlo en un periodo de 14 semestres. En esto
radica la importancia de realizar exámenes de vocación, conocerse y enfocarse en aquello
que quieres hacer el resto de tu vida.

Leave a Comment